domingo, 1 de febrero de 2015

CÓMO BUSCAR FÓSILES (básico)

PALEONTOLOGÍA

La primera vez que decides salir a buscar fósiles estás totalmente perdido. No sabes dónde buscar ni por dónde empezar. No tienes ni idea de qué tipo de piedras hay, ni en cuáles hay fósiles, ni dónde está la información... y el mundo es un lugar demasiado grande como para detenerte a picar en cada paso que das.
Este post no es ni más ni menos que lo que me gustaria que me hubiesen dicho el primer día que salí de "caza" por mi cuenta.
















Cuando empiezas a buscar fósiles tiendes a llevarte todos los que puedas. Como no tienes ninguno necesitas cuantos más mejor: "éste es un poquito mas grande... éste es un poquito más gordo... éste es más pequeño pero se ve mejor... y estos 5 son prácticamente iguales así que ¿cómo decido cual me llevo y cual no?" 


Al final terminas con 50 ejemplares todos iguales pero has arrasado muchos más, y lo más triste es que los acabarás tirando a la basura. Una pena porque detrás de ti vendrá otra pesona con tu misma ilusión pero tú ya se los habrás destruidos.

Siempre que te sea posible sigue esta regla: Procura coger sólo las especies que aún no tengas en tu colección. Si te encuentras alguno "repe" ni te molestes a no ser que sea una pieza de museo, déjalo para el siguiente, hazme caso.


Y dicho esto, empezamos con los consejos para buscar fósiles:

  1. 1- INFÓRMATE DÓNDE BUSCARLOS: Busca en internet si hay cerca de donde vives algún sitio típico para ir. También puedes descargarte mapas geológicos de cualquier zona de España de la página del Instituto Geológico Minero de España (IGME) www.igme.es/internet/cartografia/cartografia/magna50.asp.

  2. 2- BUSCA SÓLO ROCAS SEDIMENTARIAS: Y dentro de ellas evita las brechas y los conglomerados. Si hay algo se habrá destruido. Lo mejor es buscar en canteras, cortes para carreteras, cañones de ríos... básicamente cualquier otro lugar similar donde ya tengas excavada la roca, de manera que te será más fácil acceder a los diferentes estratos.

  3. 3- HERRAMIENTAS: Martillo geológico, cincelsierra para metal, cepillo de dientes y/o brochas duras... lleva también bolsas de plástico (las mejores son las pequeñas para congelar o las que dan para meter fruta en los supermercados, son más cómodas) y papel de periódico o papel higiénico (mucho más cómodo) para envolver los fósiles antes de meterlos en la bolsa. Si el fósil está hecho de arena/lutita y se desace fácilmente, lo mejor es llevar un bote de barniz en spray, lo endurecerá y protegerá su superficie.


  1. 4- ¡¡¡CUIDADO AL EXTRAER EL FÓSIL!!!: Lo más común es que lo rompas al intentar separarlo de la roca o una vez separado, cuando intentas reducir el tamaño de la piedra:
    Pica una zona relativamente amplia alrededor del fósil. Si lo haces así y con cuidado saldrá solo.
    - Si el fósil está en una piedra demasiado grande y quieres reducir su tamaño, coloca la piedra en una superficie muy blanda. Así, al golpear en una esquina con el martillo toda la fuerza se concentrará en esa esquina. Si no lo haces toda la piedra se romperá en 2 o 3 trozos y partirás el fósil.

    - Una buena alternativa para reducir el tamaño de la piedra es cortarla con una sierra para metal.
    - Es mejor llevarte a casa una piedra grande y sacarlo allí con tranquilidad. Si no, romperás casi todos los que intentes extraer... y fastidia muchísimo.

  2. 5- PROTEGE EL FÓSIL:
    - Si está hecho de un material blando que se pueda deshacer, recúbrelo ya con el barniz en espray (cuidado porque hasta que se seque estará pegajoso), si no cuando llegues a tu casa tendrás un montón de tierra suelta.
    - Envuélvelo en papel de periódico o papel higiénico y mételo en la bolsa de plástico. Lo mejor es que pongas en una misma bolsa sólo los de un mismo sitio o un mismo tipo y etiquetes esa bolsa diciendo el tipo y el lugar donde los encontraste. Esto te facilitará mucho luego cuando vayas a identificarlos y etiquetarlos.

  3. 6- LIMPIA EL FÓSIL:
    - Ya en casa puedes utilizar vinagre para eliminar la caliza y agua oxigenada para limpiar la tierra. Utiliza un cepillo de dientes para frotar.
    -¡¡¡Ten mucho cuidado al limpiarlo con agua!!!! Si tienes un fósil hueco (concha, erizo, etc...) éste estará lleno de tierra o arcilla que si lo sumerges en agua la absorverá, se hinchará y lo quebrará en muchos trocitos (me ha pasado).
    - En este punto puedes optar por intentar extraerlo entero o por dejar la roca como soporte, muchas veces se ve mejor así (en la fotografía de abajo he dejado la roca como soporte y he dibujado alrededor cómo sería el animal, en este caso un belemnites).


  1. 7- CONSERVA Y ETIQUETA:
    - Una vez decidido cómo vas a dejar el fósil, yo suelo recubrirlo entero con una capa de barniz en espray, además de protegerlo evita que suelte tierra.
    - Hay muchas cajas con compartimentos en los que puedes dejarlos bien clasificados (por ejemplo, para clasificar artículos de pesca o tornillos).
    - Por último, idea un sistema de letras y números para etiquetar el fósil que indique lugar y número de ejemplar, puedes pegarle una etiqueta o escribírselo en una esquina poco visible.. Después haz una lista con los códigos y apunta ahí la edad y la especie.



Gracias por leerlo. Comparte si te ha gustado, haz de este mundo un lugar un poquito más culto.



5 comentarios:

  1. Es muy útil y genera pasion. Es un mundo, que merece descubrirlo. Me apuntó!

    ResponderEliminar
  2. Amigo, muchísimas gracias por este artículo. En serio, llevaba mucho tiempo buscando algo así, y tan bien explicado. Y además, tienes toda la razón con eso de que nadie deja para los que van después... Sólo he ido un par de veces en busca de fósiles y nunca encontré uno porque ya no quedaban... Muchas gracias por la información.
    Un cordial saludo, Juan Antonio.

    ResponderEliminar
  3. A la verdad me fasinan los fosiles...soy primerizo..pero ya tengo algunos ...lo q no se son sus nombres para nombrarlos como debe de ser....

    ResponderEliminar

COMPÁRTELO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...